La vida del hombre-caracola. IV

19424497_1421524401275919_530117737484781789_n

Hoy hace demasiada calor en el taller, trabajo justo debajo del tejado y ahora mismo, la fábrica de sueños es una sauna finlandesa, he salido a dar una vuelta. A parte de mi agudo olfato, también he desarrollado el sentido del tacto, mi epidermis es hipersensible y además, sólo con rozar a cualquier ser, puedo acceder a su morada interior y sentir lo que él, es asombroso y alucinante. Ahora mismo, entre el rumor del mar, noto a través de mi piel a una criatura de la naturaleza, lo que somos todos. En su interior reina la felicidad, se ama, crece libre y salvaje, no hay otro ser que lo domine y no tiene más dueño que su consciencia, lo siento dentro de mí. A pesar de estar ancladas sus raíces en el suelo, no conoce la monotonía, unos días se beneficia de sol, otros de la lluvia, a veces sus ramas son movidas por el viento… Con eso y un trozo de tierra, el alma hermana, tiene más que suficiente, se acepta. Respeta y ama, al igual que yo, a todas las criaturas de la naturaleza, esa es la mejor de nuestras virtudes, es bien fácil, aunque parece que al ser humano le cuesta. Todo llegará.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: