La vida del hombre-caracola. XVI

chancho h

Creedme, no existe nada mejor que amar a todo ser vivo, al que no puede moverse y a todo el que se menea, ahora, como sabéis, sólo me dedico a eso, me olvidé de mis nervios, de mis dudas, de mis prisas, de mi Diego…Dejé atrás la envidia, el rencor, la venganza…, apagué para siempre el televisor y vendí todos y cada uno de mis sombreros. A Chancho, mi gato, le costó aceptarme como nuevo ser, es comprensible, aunque ahora nos queremos como nunca lo habíamos hecho, no podemos pasar el uno sin el otro, somos inseparables. Mi pequeño felino, puede estar escuchando, horas y horas, el sonido del mar que emito a través de mi concha, al principio le aterrorizaba pero ahora no se cansa. Cuando estamos juntos, noto el placer que provoca la vibración de su ronroneo, y a él, le fascina, sobre todo, el canto de los delfines, le vuelve loco, aunque con el rumor de las olas también le basta para ser feliz junto a mí. Chancho es un ejemplo a seguir, es un ser muy inteligente, a pesar de no haber ido a la escuela, los verbos, amar y respetar, los sabe de carrerilla, es admirable.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s