La vida del hombre-caracola. XXIX

SOFA.jpg

Cuando poseía como cabeza dos orificios nasales y un par de orejas, entre otras cosas, en vez de una concha de caracola hueca, era mucho más frágil que ahora. Como sabéis, el sonido del mar eclipsa todos mis miedos, eso me hace fuerte, y a pesar de no tener vista, no noto la ausencia de mis pupilas, con la imaginación puedo ver incluso mucho más. En este momento admiro un horizonte iluminado, es esperanzador, y unas nubes en un cielo azul intenso, que cambian de forma a mi antojo. El mar duerme y el graznido de las gaviotas sirve como canción de cuna, para él y para la luna, ésta sonríe mientras muy lentamente va cerrando los ojos, es tan bella… Soy consciente que hay muchas personas que sufren, he viajado por muchos países y he conocido a muchas almas en pena. He observado por medio mundo que no nacemos todos con las mismas condiciones, eso crea diferencias, injusticias. Sé que mueren muchas vidas por el hambre, que en cada país habita al menos una guerra, que hay un conflicto debajo de cada piedra…Soy lo suficiente inteligente para saber que el mundo se mueve por el interés, ese es el principal problema que tendríamos que solucionar. No me cansaré de decirlo, y por suerte, no soy el único que lo dice o que lo piensa, aunque a algunos les suene a ñoña, deberíamos empezar a obrar con el corazón. Tendríamos que cultivar la bondad, la solidaridad, el respeto, la igualdad…, desde los parlamentos, las casas, los bares, las panaderías, las escuelas… El día que gobierne el amor se acabará el odio, el miedo, los dictadores, las victimas…, reinará la paz, aunque sé que es difícil pero lo deberíamos intentar, corre un poquito de prisa. Todo cambiará el día que nuestros gobernantes amen a su pueblo, cuando dejen de aprovecharse de él, de robarle su dignidad. Por muy mal que lo hayamos hecho, la humanidad merece, al menos, un poquito más de humanidad. Ahora ha cambiado el paisaje y ha empezado a refrescar, bajaré a encender la hoguera, Emi está a punto de llegar. Miraré que hay en la nevera, algo le prepararé para cenar, ya sabéis que a mi pesar no puedo morder ni masticar, me conformo con estar cerca de ella.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s