HC. 17

HC.17-

Pintado a ciegas con la máscara.

HC. 2018. Tizas de pastel y Pierre Noire sobre papel. 30×30

La vida del hombre-caracola.XXXVIII

Habitación.-

El protagonista de mis sueños suelo ser yo, cuando era del todo humano, todavía no guardo muchos recuerdos en los archivos de mi memoria, como nuevo ser. El guion es interpretado por el mismo personaje que poseía el documento nacional de identidad número, 38869057q, la misma persona que cada nueve de mayo cumplía los años. Ahora, como sabéis, no creo en el viejo cuento del tiempo, las agujas de mi reloj están disfrutando de lo lindo en Cuba, soñaban con emborracharse de ron y mover las caderas al ritmo del rico Son, no tienen solución. Como ya os conté, lograron librarse de la tiranía de las horas, los minutos y los segundos, ya no escuchan el insistente e impertinente tic-tac, son totalmente libres del tiempo, me siento orgulloso por ellas, me hacen tan feliz… Cuando solo era humano tenía menos virtudes que defectos y más fallos que aciertos… pero era la estrella principal de la película de mi vida, nadie podía sustituirme, ni Jack Nicholson ni John Wayne lo podrían hacer mejor que yo. Son las cuatro de la tarde y Almoster ahora es una sinfonía de sintonías de series y telenovelas y algún que otro ronquido, hay quien no perdona la hora de la siesta… Aunque tan solo logro escuchar el revoloteo de los flamencos y el estallido de las olas contra el espigón, ya hace más de un año que no pierdo el tiempo con la televisión. Prefiero crear o estar más con los amigos, éstos me ayudan a crecer, logro ver la vida a través de sus miradas, esa es una de las mejores maneras de aprender y avanzar, las amistades son tan necesarias como el agua o el pan. Y en el sueño de la tarde, un grupo de niños salva el mundo, la música se apodera de las calles y ya no se escuchan los llantos de las guerras… El agua es pura y el cielo solo contiene nitrógeno, oxígeno y argón. En mi mundo onírico, reina en todo el planeta la paz, el respeto y el amor.

HC.12

HC.12-

HC. 2018. Pintado a ciegas. Siria sigue llorando. Pintado a ciegas.

Tizas de pastel y Pierre Noire sobre papel. 30×30.

La vida del Hombre-caracola. XXXVII

Almoster-

Calzo siempre zapatillas de estar por casa, de paño, porque son cómodas y calentitas, de las que cierran por detrás, así me siento más seguro, por si he de salir corriendo, nunca se sabe… También las uso, más que nada, porque cualquier lugar es mi hogar y quiero sentirme como en casa, donde quiera que vaya. Sé que no voy a la moda, pero eso nunca me importó, la fachada de una persona no tiene nada que ver con lo que hay en su interior, y eso, es lo único que importa. Ya hace doce años que vivimos en Almoster, pueblo tranquilo, de paz y silencio, un lugar ideal donde poder amar y ejercer la creatividad, era lo que buscábamos, estoy seguro que aquí se puede curar más de una enfermedad… En nuestro pueblo no existe ninguna prisa, no hay semáforos, ni largas colas de tráfico, ni policía…, a cambio hay caminos, montañas, todo tipo de pájaros, pinos y encinas…Como nuevo ser, me conocen pocos vecinos, siempre tengo mucho trabajo y no salgo a penas del taller. Cada día es un día nuevo y los paisajes que aprecio en mi silencio, cambian continuamente de forma y color, requiere mucho esfuerzo esa labor, dedico mi vida a ello. Como bien sabéis, una de mis misiones es poder plasmar en mis obras, lo que aprecio cuando no escucho ni el sonido de las tormentas, aunque estallen en el cielo cientos de truenos. Puedo resultar pesado pero sigo soñando con un mundo nuevo, donde no se escuchen los gritos y los llantos de las miserables guerras, donde nadie sea mejor ni peor que nadie… Quiero vivir en un planeta donde la creatividad no sea solo cosa de artistas, ésta, debería ser una prioridad, a mí al menos me ayuda a resolver mis problemas, me permite avanzar…, siempre se debería cultivar. Espero que algún día reine en los corazones de todos los dictadores, la música, la danza, la pintura, la poesía… Deseo un mundo donde las personas actúen de corazón y no por el interés, donde el egoísmo caiga abatido en el suelo, derrotado por la generosidad. Me gustaría que la solidaridad sea una asignatura en los colegios, en las casas, en los bares… Busco a una humanidad con voluntad, aliento e impulso para empezar de nuevo y con unas ganas locas de amar.

HC.11

HC.11-

HC. 2018. Tizas de pastel y Pierre Noire sobre papel. 30×30.

HC.10

HC.10-

Pintado a ciegas con la máscara.

HC. 2018. Tizas de pastel y Pierre Noire sobre papel. 30×30.

HC.9

HC.9-

Pintado a ciegas con la máscara.

HC.2018. Tizas de pastel sobre papel. 30×30.

HC.8

HC.8-

HC.2018. Tizas de pastel y Pierre Noire sobre papel. 30×30.

HC.6

HC.6-

Pintado a ciegas, con la máscara

HC. 2018. Tizas de pastel y Pierre Noire sobre papel. 50×50.

HC.5

HC.5-

Pintado a ciegas, con la máscara.

HC. 2018. Tizas de pastel y Pierre Noire sobre papel. 30×30.

La vida del hombre-caracola. XXXVI

con hc3-

A mi pesar, no puedo soportar el mal que provocan a la humanidad los señores de la guerra, no logro dormir, sé que ese sentimiento solo es responsabilidad mía pero son demasiadas muertes y demasiados niños para olvidar, no lo puedo evitar. Siria no deja de llorar mientras el mundo canta gol en el mundial, la vida es demasiado injusta y todo tendría que cambiar. Para luchar contra mi odio, he comenzado a dibujar de una manera diferente, con otro método de trabajo, a ver si se me quita el malestar…, solo crearé así cuando sienta el dolor que me provoca la guerra. Son trabajos más espontáneos, de trazo rápido, me desfogo en seguida. Como bien sabéis, no logro nunca ver el resultado de mis trabajos ni su ejecución, pero no me importa, para eso tengo la imaginación, mis creaciones me ayudan y me va de maravilla…El arte es una gran arma para combatir el odio, no cabe ninguna duda. Almoster ronca, no se salvan ni los gatos, la luna me sonríe y los amigos me siguen visitando, invadiendo nuestra casa de esperanzas, besos y abrazos… Continúo en la búsqueda de un nuevo mundo, a pesar del macabro sonido de los misiles y del olor a pólvora. Yo pienso que el mundo cambiará cuando lo deseemos, cuando la mayor ilusión de muchos sea perdonarse, para empezar de nuevo, no conozco otra salida y no me cansaré de repetirlo. El cambio, seguro que empieza en uno mismo, aunque no soy ningún entendido en la materia. Bajo las escaleras, hablo con Frida y con Chancho, beso a la musa, dejo mis despojos en mi lado izquierdo de la cama…Y cuando alcanzo mi silencio, de nuevo abandono mi piel y mis huesos y me lanzo a volar, lejos, más allá del universo. Desde lo más alto y a pesar de todas las guerras, le doy gracias a la vida por tanto amor, no es para menos.