La vida del hombre-caracola. XL

vara+

Yo no quiero irme a vivir a la Luna, ni a Kepler-62e y ni mucho menos a Marte…, podría hacerlo pero están demasiado lejos y además, no hay suficientes cohetes espaciales para todos. Sería un gran egoísta si solo pensara en mí y en los míos, olvidándome del resto de los seres vivos. Si la humanidad no despierta y hace del todo inhabitable su propio hogar, elegiría quedarme aquí, preferiría morir en los brazos de nuestra madre Tierra. Solo por el hecho de pensar en despedirme para siempre de sus gentes, sus mares, sus montañas, sus ciudades…, se me eriza el vello, se me crea un nudo en la garganta y mi corazón es invadido por la tristeza. Amo a todos los planetas pero la Tierra me dio la vida y le estoy muy agradecido, porque lo que soy, es gracias a ella. He encontrado una vara enterrada en la arena de la playa, está decorada con conchas de almejas y estrellas de mar, por momentos pensé que era del mismísimo Neptuno. Estoy investigando con ella, quiero saber si tiene algún poder o solo me servirá de apoyo para cuando sea más viejo y de guía para mi ceguera. La he sumergido en el agua, la he lanzado con todas mis fuerzas hacia el cielo, la he estampado contra las rocas y la he rociado con humo de habano cubano. De momento no hace nada extraño, quizás con el tiempo sepa como utilizarla, la verdad es que esa vara es para mí todo un misterio. Y ahora, sin el permiso de nadie, de nuevo buscaré mi silencio, me desprenderé de mi ropa, de mi piel, de mis huesos… y me desharé de todos mis pensamientos, quiero volver a sentir por momentos lo que soy. De nuevo daré una vuelta por el universo, estoy un ratito y vuelvo. Mientras, las horas siguen sin pasar para las agujas de mi reloj, ni mucho menos encuentran a faltar el paso del tiempo. Dedican su vida a reír y amar, esa es ahora su única función, son envidiables, todos deberíamos tomar ejemplo.

HC.20

HC.20-

Pintado a ciegas con la máscara.

HC. 2018. Tizas de pastel y Pierre Noire sobre papel. 30×30.

A rumbo fijo

A rumbo fijo-

Despues...2

Diego Latorre. 2018. Arcilla, arena del mediterráneo, caracolas naturales y betún de Judea. Altura, 15, ancho, 12, longitud, 27.

HC.19

HC.19-

Pintado a ciegas con la máscara.

HC.2018. Tizas de pastel y Pierre Noire sobre papel. 30×30

La vida de hombre-caracola. XXXIX

piri...-

Cuando era niño y poseía toda mi inocencia, soñaba con ser útil para la sociedad, no me gustaban ni entendía las guerras, entre otras cosas. Quería cambiar con mis pinceles la gris herencia recibida de los mayores. Considero que deberíamos aprender de los niños, ellos actúan con el corazón. Si sois jóvenes y todavía no habéis elegido vuestra  profesión, os aconsejo, si podéis elegir, que escojáis un oficio que ayude o haga feliz a los demás, de esa manera aseguraréis vuestra felicidad, sé de lo que hablo. Si vuestro sueño es la política y tenéis intención de mejorar el mundo, me tendréis a vuestra disposición pero si algún día gobernáis y ni pensáis en ayudar, solo mereceréis del pueblo su rebelión. Pensad que el mundo no requiere más líderes que provoquen guerras y conflictos o se dediquen a calentar butaca con las manos bien abiertas. Si buscáis el verdadero poder, preguntadle, por ejemplo, a Rosalina Franklin o a Ramón y Cajal, qué sentían a través de su microscopio, cuestionadle a Patti Smith o a Angus Young, qué le proporcionan sus guitarras, descubrid qué percibían al lado de su pluma y su papel, Gloria Fuertes o Saramago…Jóvenes, averiguad qué recibía Frida Kahlo o Vang Gogh, a través de sus pinceles…, amor y más amor, ese es el poder absoluto. Almoster, los gatos, San Pedro, Emi y yo, nos derretimos como chocolate al sol, a causa de una ola de calor, quién me mandó situar el taller justo debajo del tejado…, aunque nada me impedirá continuar mi trabajo y cumplir mi misión. Las agujas de mi reloj han llegado de Cuba, están cansadas del largo viaje y de mover las caderas. Dicen que es un gran país y que a pesar de la falta de libertad y la pobreza, no han conocido un pueblo más feliz, cuentan que el sabroso Son se escucha hasta debajo de las piedras. La felicidad es una actitud,  se puede ser feliz en un mundo injusto, en la riqueza o en la pobreza… Por suerte, también se ama, se ríe y se baila en tiempos de guerra. Y ahora, sin el permiso de nadie, me echaré una merecida siesta, no os daré más la monserga.