La vida del hombre-caracola. XLI

mesa-

Sigo vivo a pesar de todas las guerras y eso, como bien sabéis no es moco de pavo, la vida es el mayor de los éxitos, deberíamos ser felices solo por el hecho de existir. Vuelvo a desprenderme de toda la información y de todos los pensamientos, quiero liberarme de mi propia prisión, deseo volver a ser lo que soy. Ya no recuerdo la altura del Everest, ni el contenido de las cartas que Cézanne le escribía a Zola…Han desaparecido del archivo número diez de mi memoria todas las teorías de Arquímides, Einstein y Hawking… He olvidado todos los capítulos de Verano Azul, la biografía del Cardenal Richelieu y la colección completa de los vídeos del capitán Cousteau…Ya no sé nada de la huida del Conde de Montecristo y no queda ni un punto ni una coma en mi ser, de la Biblia y el Corán, por suerte todo ha desaparecido. Vuelvo a ser libre, ni el sonido de la bocina de un transatlántico podría desposeerme de mi silencio, ni nada ni nadie puede arrebatarme mi libertad. Ahora siento un ligero cosquilleo en el estómago, no siento las piernas ni los brazos… Por fin y sin el permiso de nadie, me desprendo de mi cuerpo y en cuestión de segundos, vuelo alto, la Tierra se encoge y se pierde en el firmamento. La velocidad que llego a alcanzar es abismal, no hay Dios ni Alá en el universo que me frenen. En el planeta azul quedó gran parte de mi amor, el resto, ahora está esparcido por todos los planetas y una pequeña porción, un agujero negro la absorbió. Por mucho que a veces me pierda entre las estrellas, en mi querida esfera siempre está mi corazón. Como sabéis, no puedo pasar mucho tiempo fuera de mi hogar, enseguida echo de menos a Emi, mi familia, mis amigos, mis gatos y el mar… Soy adicto al género humano, aunque eso me conlleve a sufrir sus guerras y sus conflictos, la pena y el dolor…, por suerte, al otro lado de la moneda se halla la paz, la felicidad y el amor…Brindo desde el infinito por un mundo mejor.

 

Anuncios