La vida del Hombre- Caracola. L

Almendro-

Trato de ser yo mismo aprendiendo a escuchar, incluso me ilustro del sonido que emite el revoloteo de los flamencos, entre el rumor de las olas del mar. La primavera no espera, florecen los almendros en invierno, no sé si el hombre tiene algo que ver con eso, no sé si es buena señal… Aunque la naturaleza nos ama tanto…, que a pesar de no ser lo suficientemente comprendida por nosotros, perdona todos los errores de la humanidad. Hay niños, jóvenes y organizaciones…, que luchan y tratan de solucionar los desaciertos que hemos cometido con nosotros mismos y con La Tierra, esa labor es de admirar. Eso me reconforta y aumenta mis esperanzas por una mundo más digno, más respirable, más comestible…, soy dichoso porque sé que entre todos lo podemos lograr. Mientras, en Tarragona y a pocos metros del mar, a las agujas de mi reloj las han visto juntas, cuchicheando, disfrutando de sus vidas…, dicen que no dejan de sonreír. Pasean al atardecer libres de su tic tac por el anfiteatro romano, entre besos y bromas, sin miedo ni odio ni rencor…, estoy tan orgulloso de ellas… Y ahora, sin el permiso de nadie volveré a mis quehaceres, el arte puede cambiar el mundo y el mío, tengo muchísimo trabajo. Regreso a mi guitarra, mi acordeón, mis lápices…, me rodeo de todas mis armas libres de pólvora y metralla. He de deciros, aunque no siempre acierto, que disparo siempre a vuestro corazón, por favor, no me lo tengáis en cuenta, lo hago con toda la buena intención. El arte me hace sentir grandes momentos y es el primero que me premia por mi trabajo, francamente os digo que por él soy bien recompensado, no necesito más. Pero cuando comparto mis obras con vosotros, me hacéis sentir útil y me ayudáis a ser escuchado y comprendido, en el fondo es lo que necesitamos todos. Aunque para eso, también debemos cumplir con la ardua tarea humanitaria de escuchar y comprender a los demás. Seguiré trabajando hasta que mi cuerpo se desvanezca, mientras mi mano pueda sostener un Pierre Noire… El arte es mi manera de vivir, una necesidad que sobre todo me hace feliz, y eso es contagioso, por eso lo trasmito y lo comparto con los demás.

2 Replies to “La vida del Hombre- Caracola. L”

  1. Buenos días, HC. abrir el teléfono, observar el día, luminoso y fresco, leer tus impresiones, en este sábado, aún de invierno, nos da un nuevo respiro de paz y energía. Gracias por estar ahí-como tú dices–tras nuestras conciencias. Un saludo. Miguel

    Me gusta

    1. Hola Miguel. Es todo un lujo tenerte tan cerca, a pesar de la lejanía, llueva o no, sé que siempre estás a mi lado. Y eso me reconforta, me da ánimos, fuerzas, seguridad…., para seguir dándole color a los grises de la vida, que no es tarea facil. Ya sabes que eres muy importante para mí, tus mensajes me saben a gloria, los necesito para seguir luchando. Entre otras cosas, me haces sentir útil y afortunado. Besos y abrazos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s