La vida del Hombre-Caracola. LXI

c1-

Me siento libre, como el alma del cóndor que sobrevuela mi añorado Valle del Colca, como los niños a la hora del patio, lejos de maestros, padres y diccionarios…, como el Lute cuando era el Lute, como las flores de las aceras que riego a diario… Percibo la sensación de libertad que viví en el Hospital Psiquiátrico, allí crucé todas las puertas de seguridad y me burlé de los cristales brindados, tan solo dibujando. Aunque podría ser todavía más libre, el día que todos lo seamos, de esa manera el éxito estaría asegurado. Mi libertad depende de mí y temo que no puedo hacer nada por la de los demás. Me encantaría ver una humanidad libre, como no, nacimos todos con esa condición. Aunque, por mucho que nos enjaulen, podemos sentir la libertad, y eso, nadie te lo puede arrebatar. Puede gozarla todo el mundo, los presos, victimas de guerra, ricos, pobres, marginados…, no hay límite de sexo ni de edad… Al igual que la felicidad, la libertad también es un estado que busco en todo momento. Aunque os he de decir, que para entenderla, antes tuve que sentirme prisionero, reconozco que no me es fácil liberarme de mi propia jaula, de joven, entre otros oficios, trabajé en Salou de cerrajero.

La vida pasa y las agujas de mi reloj siguen disfrutando de su amor y sus vidas. Son envidiables, siempre juntas, dándose besitos y bromas…, les importa un pimiento frito lo que piensen de ellas los demás. La verdad es que son geniales, son la pareja perfecta y hacen lo que realmente les da la gana sin molestar a nadie, estoy orgulloso de ellas. Ahora vuelan rumbo a Nueva York, un amigo que conocieron en Facebook, Charles O´Clock, les quiere dar clases de hip hop. Como sabéis, cualquier música, fiesta o baile…, para ellas es el plan de cada día, pasan por completo del tiempo y de cualquier otra dictadura. Ellas deciden sus vidas, como todos deberíamos hacer con las nuestras, no hemos nacido ni para mandar ni para obedecer. Tengo claro que vine a este planeta para ser libre, tomar el sol, reír, cantar, bailar, amar, respetar…, para ganar lo justo para comer, para no perderme ni un solo amanecer, ni un solo atardecer…

Anuncios

Volver a nacer

x1-

Diego Latorre. 2019. Tizas de pastel y Pierre Noire sobre papel. 40×40.

Las voces del universo

Hace unos meses compuse, con mi órgano eléctrico, una canción alegre y rítmica de cuatro minutos con cuarenta y nueve segundos de duración. Al pasarla por mi nuevo programa de música, pulsé una pestaña del editor, no me di cuenta, la función de ésta es la de alargar las melodías, eso lo desconocía. La composición llegó a alcanzar los cuarenta y seis minutos con treinta y seis segundos. Es decir, “LAS VOCES DEL UNIVERSO”, es mi canción original a muy pocas revoluciones. El caso es que a la semana siguiente, sin conocer el cambio que produzco mi torpeza, quise oírla de nuevo, y al empezar a hacerlo creí que me había confundido de archivo. Ni por asomo sospeché que era mi creación, me quedé muy asombrado por la música. Me sorprendió tanto el misterio de las voces y los sonidos, surgidos del azar, que os lo quise enseñar. Las voces misteriosas del final, resultaron ser una corta conversación telefónica que tuve con mi madre, que me llamó mientras grababa, y que por supuesto, no se entiende absolutamente nada. Las imágenes las creé con el fin de acompañar a la canción, aunque surgieron también algunos momentos de magia y misterio, que recomiendo verlos en pantalla grande y a oscuras, para ambientaros mejor en universo que os enseño. Y para disfrutar más de la obra, se requiere que el espíritu goce de paz y calma… Pero de cualquier manera que lo la podáis apreciar, os estaré agradecido por vuestro tiempo, si es que gozáis de ese gran privilegio.

HC

Hombre-Caracola. 2019

La vida del Hombre-caracola. LX

as-

Mis obras son para toda la humanidad, porque necesito que todos me queráis como os quiero yo, soy muy ambicioso en ese aspecto, deseo superar a Chanquete, la madre de Bambi y a Papá Noel… El amor es el tema de mi proyecto, muchos lo conocéis. Para alcanzar mi sueño, no puedo dirigirme solo a las personas que están vinculadas a mi oficio, como los artistas, comisarios de arte, galeristas, coleccionistas, críticos… Ellos, por desgracia para todos son minoría, aunque también necesito, como no, sus corazones, más que su aprobación como pintor, quien se encarga de juzgar mis obras es mi silencio. He de hacerme con el amor de los que se lo curran en la hostelería, la metalúrgica o la construcción… Quiero conquistar a los pasteleros, banqueros, fontaneros, taxistas, ejecutivos, electricistas…, a los que no tienen trabajo, ni casa ni pan.., a los que viven en la miseria o la desesperación. Necesito el amor de los enfermos del riñón, el de los que van a operarse del corazón, el de los bipolares, el de los que sufren de la próstata o por depresión… No haré ninguna excepción, no se salvarán ni las llamas de mi querido y añorado Perú. Aspiro a que me quieran los musulmanes, los cristianos, los adoradores de Satanás, los budistas y los que no creen en ningún dios…, necesito del mundo todo su amor. Quiero alcanzar el corazón de los transexuales, heterosexuales, asexuales, el de todo el colectivo gay…, os advierto que soy muy cabezón. Quiero enamorar, con urgencia, a los dictadores, maltratadores, racistas, pederastas, violadores…, y a los que les importa un bledo que el mar se tiña de rojo o vista de azul. Creo que ellos necesitan el amor más que yo, deseo que encuentren pronto el camino, por el bien de la civilización. Aunque todos somos responsables que el mundo cambie o no. En demasiadas casas reinan los gritos, la falta de respeto, la desigualdad, los guantazos o los insultos…, y luego sale todo al exterior. Para que se produzca una verdadera revolución, o al menos podamos vivir mejor, empecemos por cambiar nuestro mundo,  en todos los hogares debería reinar la paz y el amor. Queda cursi pero el mundo se va al carajo, amigos, si queremos salvar el trasero, no conozco otra solución.

HC.39

xcv-

Pintado a ciegas.

HC. 2019. Tizas de pastel y Pierre Noire . 40×40.