La vida del Hombre-Caracola. LXIII

v1-

Mi vida es vino tinto entre las manos, el humo de la quema de los rastrojos, el globo que huye por encima de los tejados… Soy consciente que lo que ahora soy tiene los días contados, y que nada será lo mismo una vez que abandone para siempre mi piel, mis huesos, mis seres más queridos y al vecino de al lado… El fin de mis días en la Tierra parece que no puedo evitarlo, trato de asimilarlo, aunque como ya os he dicho en otra ocasión, liberarse de uno mismo no creo que sea nada malo. Para entender mi vida morir es necesario, no pretendo cumplir ciento setenta y siete años. Los miedos son inevitables y necesarios pero temer demasiado a la muerte, es vivir con miedo a la vida, y eso es inadmisible, me niego a aceptarlo. Y aunque la vida sea fugaz, como un brindis por la paz en el Congreso de los Diputados, pienso aprovechar cada momento, mientras pueda respirar seguiré luchando, soñando, amando…

Quiero volver a volar. Me desprendo de mi orgullo, mi sexo, mi odio, mi bondad, de mi bien y mi mal…. Quedan en el olvido las canciones de Jose Luis Perales, todas las interpretaciones sobre la Mona Lisa, mis multas de tráfico y las uñas de mis pies… Ya no siento las piernas como el compañero herido de Rambo, mi corazón deja de percibir el bello atardecer… Se borra de mi memoria todos los trenes que perdí, lo que no hice y tanto deseé, lo que soñé y no alcancé… Ya no recuerdo la sintonía de “Con ocho basta”, ni el nombre del abuelo de “Heidi”, ni la dirección de mi casa-taller de Almoster… Poco a poco olvido, con desahogo, toda la discografía de Bertín Osborne, los chistes que ahora nos cuenta Arévalo y la biografía de Leticia Sabater…

Ahora mi cuerpo yace en el suelo, el fin de mi vida es el principio de mi libertad, y aunque mis palabras parecen sacadas de un libro, esa es mi realidad y mi verdad. Aunque he de reconoceros que a veces pienso que soy un personaje de ficción, que mi vida es un cuento y que algún diablillo escritor se divierte creando mis pasos, mis palabras y mi pensamiento…

2 Replies to “La vida del Hombre-Caracola. LXIII”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s