El niño que llevo dentro

k-

Diego Latorre. 2019. Tizas de pastel y Pierre Noire sobre papel. 40×40.

La vida del Hombre-Caracola.LXVIII

00-

Señoras y señores, Ladies and Gentleman, niños y niñas, monstruos y monstruas…, hace casi una semana marché de la Tierra y no puedo volver, nunca había permanecido tanto tiempo fuera. No sé si eso tiene algo que ver con la magia y el poder que el Maestro chaman me trasmitió, me dijo que aunque no sintiera nada, yo renacería como un auténtico chamán. Estoy tranquilo porque Emi sabe donde estoy, sino me buscará y además, por muy lejos que esté siempre estoy en su corazón. Y en el corazón, por supuesto, de mi familia, mis amigos, de mi Chancho y de mi Frida…, habitaré en el corazón de todos los que prefieran el amor, la paz y la libertad.

El silencio lo invade todo y a pesar de la eterna oscuridad, siento la luz más intensa, se está tan bien…, que me cuesta bajar. Pero os prometo que lo haré, sabéis que no podría vivir sin la humanidad. Ella está enferma, necesita Litio, está desequilibrada y eso lo causa la esclavitud, la insolidaridad, la ambición, el machismo, el fascismo, la desigualdad, las miserables guerras…. No quiero saber nada de dictadores que hacen la vida imposible a la humanidad, ellos la han enfermado sin piedad. Utilizaré mi poder si hace falta, los dejaré ciegos de amor cuando me vean pasar…, nada malo les pasará. Confío en el poder de mi báculo y en el viejo chamán, el me cedió todos los artilugios que hacen falta para luchar contra el mal.

Vivir solo y lejos del mundo es cansado queridos amigos, aunque merece la pena, trato de pasármelo bien. Me dedico básicamente a reír y llorar de tristeza o euforia, lo echaba tanto de menos… Aunque no dejo de cantar y bailar con Compay, claro está, me vuelve loco su son y eso se agradece. Soy fiel a las palabras que dicta mi silencio, me dice que he de trabajar duro y que soy el único responsable para lograr mi sueño.

Estoy orgulloso y soy privilegiado, y el único que puede ocupar mi puesto. Estoy preparado para soportarlo todo, sentiría mi libertad aunque me ingresaran de nuevo en el hospital. Y aunque todo el mundo me quisiera encerrar, ya nadie jamás me atrapará. Soy libre como el alma del águila imperial.

HC.43

“HC.43”. Pintado a ciegas. Niño victima de guerra. Tizas de pastel y Pierre Noire sobre papel. 40×40.

“Pido a gritos y llantos de niño, desde mis dibujos y mi humilde taller, la paz para los pueblos de oriente. Ese es mi sueño y fue uno de los deseos del Maestro chamán. Me dirijo a los oídos sordos y a los que me puedan escuchar y ayudar desde cualquier rincón del universo. Esa pobre gente necesita con urgencia acabar con el odio y el rencor del pasado y presente. Necesitan la calma, respirar profundamente y renacer de nuevo… Necesitan hallar el amor y la felicidad, los niños de esas guerras lo echan muchísimo de menos.”

HC.

g1-

Pintado a ciegas

HC. 2019. Tizas de pastel y Pierre Noire sobre papel. 40×40.

 

La vida de Hombre-Caracola. LXVII

(La obra de la imagen forma parte de un proyecto de Rufino Mesa, amigo y Maestro del Arte y de la vida).

r1-

He salido del cascarón, no he sentido nada especial que me dijera que estuviera preparado para una nueva vida, el maestro chamán no ha aparecido desde que marchó. El frío caló en mis huesos y se me durmió la pierna izquierda, tenía muchas ganas de volver a casa y no pude esperar más. De todas maneras, no sé si uno puede convertirse en chamán de la noche a la mañana. Aunque poco sé sobre chamanismo, estoy en ello, pero comprendo y respeto todas las maneras de vivir, mientras se guarde respeto a los demás. Y además, a aquel hombre le hice muy feliz y yo nada perdí. Creo que el mundo necesita más chamanes que aman a la Tierra y miran por su tribu, que dictadores asesinos que nos dirigen al abismo. Amo a la Tierra, bien sé que es nuestra madre y me gustaría cambiar la realidad de este mundo de locura, ambición y destrucción, pero eso no me convierte en chamán, muchos tienen el mismo deseo que yo. He sentido momentos mágicos dentro de aquella escultura, no os digo que no pero también los siento cuando la brisa del mar acaricia mi concha, o cuando Mujer-Caracola me abraza, me mira o me besa. Creo que sigo siendo el que era, no os puedo mentir, tampoco quiero ser otro, me ha costado mucho llegar hasta aquí. Hace tiempo que me acepté, con mis fallos y mis aciertos, con mi luz y mi oscuridad, con mi bien y mi mal… Aunque recordaré siempre con cariño la experiencia y guardaré siempre a aquel anciano y su legado en mi corazón.
No me preguntéis cómo pero mi suerte y mis pasos me han llevado a mi hogar. Emi no está en casa, seguro que anda buscándome. Subo las escaleras, juego un rato con Chancho y Frida y me dirijo al taller. Para mí el arte también es magia, con un lápiz y papel pude cambiar mi mundo, de momento ese es mi auténtico poder que cultivé desde mi niñez.
Pongo una lámina en blanco sobre mi mesa de dibujo, me armo de pasteles, lápices…, y trato de dibujar con los recuerdos y la imaginación lo que me pasó. Y al poco tiempo, caigo rendido en el suelo del cansancio y del sueño.

La vida de Hombre-Caracola. LXVI

“Ha sido todo un lujo habitar dentro de la escultura que veis en la imagen del capítulo de hoy, es una pieza de Rufino Mesa, amigo y Maestro del arte y de la vida. La obra forma parte de un proyecto que creó, exclusivamente para Hombre-Caracola”

D.L.

 

1A1-

  He salido a pasear por la naturaleza, mi cuerpo y lo que habita en su interior lo necesitaban. Pensando en mis cosas me desorienté, no es nada extraño, bien lo sabéis… Fui tropezando entre la maleza contra grandes rocas, que al tacto parecían esculturas que apuntaban al cielo de miles de años de antigüedad. Pasaron las horas y bajó desorbitadamente la temperatura. Me aseguré que no hubieran cerca de mí árboles ni vegetación y por extrema necesidad encendí una hoguera. A pesar de estar perdido, era feliz por el simple hecho de vivir, comencé a danzar alrededor del fuego para agradecérselo a la vida. Fue entonces cuando conocí a un personaje peculiar, era un hombre de avanzada edad, vital, risueño, amable, bajito y de complexión fuerte. Se acercó, me estrechó las manos con energía e hizo un gesto de agradecimiento por mi visita. Vive solo y aislado del mundo en este lugar, aunque no se considera dueño de ninguna tierra. Es muy parlanchín, me habló de su vida y de un deseo. Deduje que era un artista chamán, aquellas esculturas eran suyas y me contó que podía comunicarse con los espíritus, aunque pensé por momentos que podría tener una enfermedad como la mía. Dijo que tenía que dejar en las manos de alguien sus conocimientos sobre un legado, que heredó de sus antepasados, y ese alguien por lo visto era yo. Me lo pidió y accedí, no sé si por adquirir conocimientos, por pena o porque no sé decir que no…, fue tan amable… Me dijo que yo tenía que morir para renacer como chamán. Comenzó a colocar piedras a mi alrededor hasta cubrirme por completo y ahora, me siento como un embrión dentro del huevo. El sonido de los pájaros y las rocas, el olor a tierra húmeda y la paz del atardecer mientras el Maestro trabajaba y tarareaba palabras inteligibles, al ritmo de una extraña jota aragonesa, formaron un ritual donde pude sentir la magia, eso me pareció. El maestro me ha dicho que cuando esté preparado rompa el cascarón. Me rogó mientras marchaba, que le explicara a la humanidad, que ella tiene la necesidad de volver a la naturaleza pero con respeto. Han pasado horas desde que el Maestro chamán desapareció, espero renacer pronto, seguro que Emi me echa de menos.
HC.