La vida del Hombre-Caracola.LXVIII

00-

Señoras y señores, Ladies and Gentleman, niños y niñas, monstruos y monstruas…, hace casi una semana marché de la Tierra y no puedo volver, nunca había permanecido tanto tiempo fuera. No sé si eso tiene algo que ver con la magia y el poder que el Maestro chaman me trasmitió, me dijo que aunque no sintiera nada, yo renacería como un auténtico chamán. Estoy tranquilo porque Emi sabe donde estoy, sino me buscará y además, por muy lejos que esté siempre estoy en su corazón. Y en el corazón, por supuesto, de mi familia, mis amigos, de mi Chancho y de mi Frida…, habitaré en el corazón de todos los que prefieran el amor, la paz y la libertad.

El silencio lo invade todo y a pesar de la eterna oscuridad, siento la luz más intensa, se está tan bien…, que me cuesta bajar. Pero os prometo que lo haré, sabéis que no podría vivir sin la humanidad. Ella está enferma, necesita Litio, está desequilibrada y eso lo causa la esclavitud, la insolidaridad, la ambición, el machismo, el fascismo, la desigualdad, las miserables guerras…. No quiero saber nada de dictadores que hacen la vida imposible a la humanidad, ellos la han enfermado sin piedad. Utilizaré mi poder si hace falta, los dejaré ciegos de amor cuando me vean pasar…, nada malo les pasará. Confío en el poder de mi báculo y en el viejo chamán, el me cedió todos los artilugios que hacen falta para luchar contra el mal.

Vivir solo y lejos del mundo es cansado queridos amigos, aunque merece la pena, trato de pasármelo bien. Me dedico básicamente a reír y llorar de tristeza o euforia, lo echaba tanto de menos… Aunque no dejo de cantar y bailar con Compay, claro está, me vuelve loco su son y eso se agradece. Soy fiel a las palabras que dicta mi silencio, me dice que he de trabajar duro y que soy el único responsable para lograr mi sueño.

Estoy orgulloso y soy privilegiado, y el único que puede ocupar mi puesto. Estoy preparado para soportarlo todo, sentiría mi libertad aunque me ingresaran de nuevo en el hospital. Y aunque todo el mundo me quisiera encerrar, ya nadie jamás me atrapará. Soy libre como el alma del águila imperial.