La vida de Hombre-Caracola. LXXVI.

1-

Hola mi queridísima humanidad. Como muchas y muchos sabéis he regresado a la Tierra, la madre que me dio la vida y me ayudó a crecer, la misma que me ofreció sus frutos cuando sentía hambre y agua para calmar mi sed. De nuevo estoy en el lugar donde las flores regalan su belleza sin pedir nada a cambio. Incluso las que brotan en las autopistas entre las grietas del asfalto, o las de las aceras que sobreviven a los sulfatos…, eso es un ejemplo de lucha digno de ver.

Sé que, en cuanto a respeto por la naturaleza, habéis hecho bien vuestro deber, os agradezco de corazón vuestro enorme esfuerzo. Aunque queda muchísimo que hacer, deseo una Tierra bien guapa, con una amplia sonrisa, limpia, de aguas cristalinas…, donde imperen los árboles y las flores, donde la hierba brote por doquier…

Sé que la humanidad está pasando un mal momento, he vuelto por ese motivo, y porque Mujer-Caracola pidió ayuda a los espíritus, aunque en un principio no era mi intención volver.

Soy feliz porque vivo de nuevo con mi seres más queridos y por volver a formar parte de la humanidad, aunque como algunos sabéis, mi alma es libre, vive muy lejos de la leyes de los hombres. Las mismas que permiten que unos naden en la abundancia mientras otros duermen, con el estómago vació, en la calle. Las mismas leyes que no amparan a la mujer del machismo, el maltrato y la misoginia…, en un sistema patriarcal, capitalista, donde entre todos los jueces pocas mujeres se ven. Y que decir de la Santa madre Iglesia, con la mujer es sabido que nunca se portó nada bien, no hay monja superior a ningún fraile y nunca permitirán que ningún Papa se llame Josefa, Judit o Maribel… Deben tenerles miedo, saben que las mujeres son seres inteligentes y extraordinarios, de gran poder… Desde aquí os animo a todas y a todos los hombres que crean en un mundo justo, a luchar entre todos por los derechos de nuestras madres, hijas, hermanas y amigas…, sería algo digno de ver. Las almas no tienen sexo queridas amigas y amigos, estoy seguro que algún día no apreciaréis la diferencia entre Manolito e Isabel…

Respecto a la pandemia que ahora sufre la humanidad, me duele en el alma las perdidas de vuestros seres queridos, y tienen mi admiración los que trabajan y luchan por el bienestar de todos jugándose la piel. Siento deciros que no puedo hacer nada por acabar con el dichoso virus. Personalmente soy inmune a él, soy mitad hombre pero mitad animal, eso me libra del peligro, y no soy portador, soy de los más afortunados, cualquiera me puede abrazar y besar a tutiplén.

Si no se me ocurre nada más, yo solo os puedo ayudar con mis colores y mi palabras…, a escaparos de vuestros balcones y vuestras casas, aunque solo sea por momentos os puedo hacer sentir libres. El arte libera, os lo puedo asegurar, no dejéis de practicar la creatividad. Y no olvidéis que en cuestión de libertad soy una autoridad, fui tan libre como el cuervo o el águila imperial, encerrado, sin balcón donde respirar, durante un tiempo considerable, con las puertas y las ventanas brindadas…, en el Hospital Psiquiátrico Militar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s