La vida de Hombre-Caracola. XCV

No he venido a este maravilloso planeta para pasar sed o hambre…, no quiero que os engañen, os lo digo en serio, la Tierra es muy generosa nos ofrece agua y alimentos para que no les falte a nadie. No vine de otros mundos para dormir en la calle, todos merecemos un techo para refugiarnos de la lluvia, y he visto vacías demasiadas casas, hoteles, iglesias y catedrales…, no entiendo porqué algunos duermen entre cartones. No estoy aquí para sufrir, de verdad, y no he nacido para ser esclavo de nadie, ni para que me maltraten, me violen o me peguen… No me envió nadie a la Tierra para enfundar un arma, ni para matar ni para que me maten.

Os lo digo de corazón, entre otras cosas vine a este mundo a dar y a recibir amor, esa es básicamente mi función. Sé que soy un bicho raro pero por suerte no estoy solo, hay muchas locas y locos que piensan como yo. Entre otras cosas aparecí en nuestro planeta para reír y hacer reír, eso ensancha el alma, es de lo mejor, os lo aseguro, me da una gran satisfacción. Aunque como sabéis, mis lágrimas me sientan genial, las necesito para compensar, y además, la tristeza también es amor, y reír y llorar forma parte de mi condición, desde bien pequeño aprendí la lección. Llegué aquí para disfrutar del amanecer y de la puesta del sol, para soñar, danzar, cantar y pintar…, para celebrar mi existencia a pesar de las guerras, mi enfermedad y mi dolor… Aunque también estoy en la Tierra para ganarme el pan con mi esfuerzo, claro. No entiendo a los que se hacen ricos aprovechándose de los demás, a los que están arriba de la pirámide tan solo por tener más que los demás. No comprendo las jerarquías, ni el capitalismo, no creo que nadie sea más que nadie, no logro asimilar porqué una vida vale menos que el dinero, ni porqué la ambición está por encima de la solidaridad.

Como os he dicho, básicamente estoy aquí para dar y recibir amor, y he de deciros que no puedo ser más dichoso, recibo afecto de Mujer-Caracola, de mi familia y de los amigos, que para mí también lo sois todas vosotras y vosotros. Ya sabéis que amo a toda la Humanidad sin excepciones. No vine a este mundo a marginar a nadie, os quiero por igual, a pesar que algunos necesitan lecciones, no entiendo a los que matan por matar, ni a los dictadores. Aunque no esté contento con algunos, os trato a todos del mismo modo, en eso me parezco al sol, que ilumina sin preferencias a todo hijo de vecino, desde el monje al asesino. Y además, poca diferencia veo entre vuestros corazones, tan solo que algunos lo tienen olvidado, enjaulado y pequeñito, aunque he pasado por eso, a veces no me he amado ni a mí mismo. Pero otros liberan su corazón para que se haga tan grande como el infinito, para que lo sea todo, para que vuele sin ningún miedo, como lo hacen la golondrinas, los vencejos y los mirlos.

Y mientras os revelo mis sentimientos, la brisa del mar acaricia mi rostro y el sol agradable de invierno calma todas mis penas y lamentos, os aseguro que para eso, el Astro Rey es de mis mejores medicamentos. Desde la lejanía se escuchan el sonido de los motores de los barcos pesqueros y las voces de unos niños que juegan en la playa con sus perros. Y al mismo tiempo, Mujer-Caracola me espera en casa mientras canta de alegría porque hemos encontrado el próximo hogar de nuestros sueños. Si amigas y amigos, seremos vecinos de Riudecanyes, aunque estaremos algo apartados del pueblo. Rodeados de naturaleza, escuchando el canto de las águilas y los graznidos de los cuervos…, viviremos entre pinos, limoneros y cerezos, entre lechugas, tomates y pimientos…, estamos tan contentos…, no sabemos cómo agradecerlo a la vida y al universo.

Sé que no es nada fácil que se cumplan los sueños, aunque lo más normal es que si luchas por ellos, es fácil que puedas conseguirlos, no los esperéis nunca, id a por ellos. Pero por favor, no soñéis con el poder, ya hay demasiados dictadores, políticos y banqueros… Os recuerdo que a este mundo le hace falta artistas; pintoras, poetas, cantantes de opera, flautistas, escultores, ceramistas, actrices…, ¡necesitamos con urgencia más guitarristas meleneros!…

Sí, querida humanidad, necesito más el arte que la política, las monarquías, las religiones o el ejercito… Prefiero pintar nubes en el lienzo, que escuchar el zumbido de las balas y los lamentos… Necesito dibujar antes que hacerme camino entre los muertos, necesito dar color antes que dejar morir en el mar y en las guerras a niños indefensos.