La vida de Hombre-Caracola. XCVI

Hola de nuevo querida Humanidad. Mujer-Caracola y yo seguimos muy ilusionados por haber encontrado un nuevo hogar en la naturaleza, el universo ha sido tan generoso… Estamos tan contentos que incluso los inconvenientes del cambio nos parecen maravillosos. Cuando uno se enamora de alguien o de algo, es incapaz de ver los fallos, todo es tan hermoso… Sí, queridas amigas y amigos, el amor puede convertir las verrugas en planetas y los lunares en estrellas que reinan en la piel e iluminan nuestro más personal universo. Aunque si las verrugas tienen pelos, no cuesta nada recortarlos un poquito, digo yo que no hace falta ser tan romántico. Pero cada una o cada uno debe hacer lo que crea más conveniente, yo solo doy un consejo, que nadie os imponga lo que tenéis que hacer con vuestra vida y vuestro cuerpo.

Estamos preparando la mudanza, es una locura, tenemos todas nuestras pertenencias, si es que algo nos pertenece, metidas en ni más ni menos que en noventa cajas, y todavía harán falta más. Por no hablar de las miles de obras, muchas de gran formato, esculturas, instalaciones… Pero como algunos y algunas sabéis, soy optimista y mis problemas los convierto en retos. Y además soy soñador, por eso consigo casi todo lo que quiero, como es natural, solo aquel que sueña puede alcanzar el sueño.

Y mientras os cuento cómo va mi vida, la de Manuel no va nada bien. Él trabaja de sol a sol en Menjamal, una gran empresa de catering de Palafrugell, reparten pedidos por varias provincias, y os puedo asegurar que hacen los mejores canapés. Pero Manuel está indignado porque le explotan y no gana lo suficiente para vivir con dignidad, a pesar que no descansa ni por Navidad. Antes de ayer le pidió un aumento a su jefe, aunque éste no le hizo caso y tuvieron una discusión que casi le hace perder el trabajo. El empresario le llegó a decir que si no es por él, Manuel se moriría de asco. He conocido a algunos empresarios que están convencidos que son ellos los únicos que ayudan, por dar al obrero trabajo. Algunos no se dan cuenta quién les mantiene los chalets, los BMW o los barcos… Yo entiendo que, si por las dos partes se cumplen las condiciones del contrato, tanto el empresario como el obrero, por igual se están ayudando. El caso es que en todas las empresas en las que he trabajado mi jefe nunca cumplió el contrato, he hecho más horas extras que el tiempo que tarda un jubilado en tomarse un cortado en el Casal del pueblo y sin ser recompensado. Aunque se puede decir que he sido afortunado, demasiadas personas ni siquiera tienen trabajo, no todos nacemos con el pan bajo el brazo.

Por desgracia mientras muchos pasan hambre, algunos nadan en la abundancia y lo de “no habría ricos sin pobres” es bien cierto, que el rico necesita al pobre me queda bien claro. Ojalá que encuentre una varita mágica para arreglarlo, aunque de todos dependen los problemas de la humanidad, para cambiar este loco mundo bastaría que la mayoría se empeñara en desearlo. Os lo digo en serio, depende de nosotros la justicia en la Tierra, porque algo me dice que no bajará ningún Mesías para solucionar nuestros problemas, nuestros conflictos ni nuestros calvarios…

Y mientras Manuel se come las uñas pensando en cómo llegar a fin de mes, Lucia, con toda la libertad del universo vierte color sobre un lienzo en blanco, no tiene miedo a equivocarse, eso siempre le enseñó. No es una artista reconocida, ni quiere serlo, pinta por pasión, no se presentaría nunca a un concurso y no pretende llegar a ningún lugar. Ella se siente feliz donde está, consiguió su éxito personal, todo lo demás le da absolutamente igual. No gana ni un céntimo por pintar, su mayor recompensa es el resultado de su trabajo, su arte es altruista y generoso, nunca pretende beneficiarse económicamente de él. Lucia cree que muchas y muchos artistas dejarían de serlo si supieran con certeza que nunca encontrarán el reconocimiento, dinero ni éxito mediático… Ella pasa de todo eso, tú dale un pincel y tela, y solo con eso la tienes contenta. Aunque he de deciros que Lucia está casada con un distinguido abogado, no necesita ayudas, no le falta en la nevera los Petit Suisses, las Cocacolas, las gambas frescas ni el ternasco…

He de deciros, que sería justo que todas y todos los artistas tuvieran nómina o que al menos se ganaran la vida con sus trabajos, al igual que lo hace el carpintero, el notario o el diputado…, solo unos pocos creadores son privilegiados. Pienso que el esfuerzo de cualquier trabajo debería ser recompensado.

El arte y la cultura entre otras cosas nos unen y nos libran de la ignorancia, por eso son de mayor importancia para la Humanidad. Por eso los gobiernos hacen la vida difícil a los que viven en ese mundo, a los artistas que crean sueños, ilusiones…, a los que te hacen pensar, reflexionar…, a los que ofrecen sabiduría… Sí amigas y amigos, los poderosos se lo ponen complicado a los que con dos versos te hacen sentir la libertad, a los que te apasionan y te hacen sentir vivo en el teatro o el cine, a los que te provocan reír y bailar…, a quienes llenan con música las calles para que tengas un feliz día… Se lo ponen crudo a los que con su arte te despiertan el corazón o te impregnan el espíritu de rebeldía…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s